Cambio de pastillas delanteras de freno

 

En este brico se explicará como cambiar las pastillas delanteras de freno a un Mitsubishi COLT 1.5 Tdi de 95cv del 2004. Lo primero que debemos hacer es alzar el coche por el punto de alzado que está situado cerca del paso de rueda; este coche no dispone de gato, así que nos tendremos que hacer con un gato para poderlo alzar. En mi caso tengo un gato de un Citroën Zx 16v que casualmente va clavado para este coche. Antes de alzar el coche aconsejo echar el freno de mano y comprobar que podremos aflojar las tuercas con la llave que tenemos (en este caso utilizo un vaso del Nº 21), así con la rueda levantada simplemente acabaremos de aflojar con más facilidad las tuercas.

Una vez alzado el coche, ya podemos aflojar del todo las tuercas y quitar la rueda delantera.

Una vez quitada la rueda ya podemos echar un vistazo a la pinza de freno y ver también el estado de desgaste de las pastillas de freno. Para poder sacar las pastillas será suficiente sacar uno de los 2 tornillos de sujeción que tienen para poder pivotar la pinza hacia arriba y dejar el suficiente espacio como para poder sacar las pastillas de freno. Hay que utilizar una buena llave para no desgastar la cabeza del tornillo, ya que suele estar bastante apretado. La llave utilizada es la Nº 12.

Una vez levantada la pinza ya podemos sacar las pastillas de freno. Se puede observar que están bastante desgastadas, sobretodo si las comparamos con las nuevas.

Por si a alguien le sirve, esta es la caja con las referencias de las pastillas utilizadas, son de la misma marca que la pinza (TRW) modelo GDB1584.

En la caja viene un clip metálico que sirve como avisador sonoro de desgaste de las pastillas, este clip se debe colocar en la nueva pastilla para que haga la función de testigo sonoro de desgaste; solo viene uno en la caja; lo colocaremos donde estaba el de las pastillas originales en este caso, en la pastilla que está en la parte interior de la pinza de la rueda delantera izquierda.

 Antes de colocar las nuevas pastillas, debemos echar el pistón hacia atrás; eso provocará que retorne parte del líquido de frenos hacia el depósito, así que lo mejor es abrir el tapón del depósito del líquido de frenos para que no se genere excesiva presión; también hay que vigilar que no rebose líquido de frenos; si hay demasiado habrá que quitarlo con una geringuilla en el depósito o bién drenarlo abriendo un poco los purgadores, pero lo normal es que no tengamos que hacer ninguna de las 2 cosas.

Como decíamos, para echar el pistón hacia atrás, podemoh hacerlo con un sargento en este caso, con cuidado de ir poco a poco y sin ejercer demasiada presión para no dañar las juntas de todo el sistema hidráulico. Le he colocado una pletina redonda en el pistón para poder empujarlo, se puede ver en la imágen.

Una vez echado hacia atrás, ya podemos colocar las nuevas pastillas y pivotar de nuevo la pinza hacia abajo, asegurándonos que las pastillas están correctamente colocadas, y hacemos un poco de presión por la parte superior de la pinza para vencer los muelles que llevan las pastillas y poder meter de nuevo el tornillo de la guía inferior de la pinza. Una vez cerrado y apretado, ya estaría listo este lado. Se puede observar el testigo sonoro por la parte interior de la pinza.

Una vez completada la primera rueda, hacemos lo mismo con la otra. Mejor colocamos ya la rueda, quitamos el gato, y lo situamos en la otra rueda para proceder a su desmontaje. En las siguientes fotos ya en la otra rueda, se puede ver un antes y después de como cambia la posición de la pinza respecto a las pastillas nuevas o gastadas debido a la diferencia de espesor.

Una vez acabada la otra pinza, ya cerrada y con el tornillo apretedo, podemos pisar el freno para ver que las pastillas asientan bién (sin arrancar el motor), y provablemente tendremos que manchar el pedal un par de veces hasta que quede duro. En este punto el nivel de líquido no debería rebasar el máximo. Ponemos el tapón del depósito de líquido de frenos de nuevo, y ya podemos colocar la rueda de nuevo.

 Al arrancar el motor, el pedal de freno debería volver a tener el tacto de siempre, aconsejo no hacer frenazos muy bruscos al principio, se necesita algo de rodaje para que las pastillas asienten bién y no se cristalícen.