Sustitución del radiador:

 

Para sustituir el radiador debemos quitar primero la defensa frontal. Hay que destornillar 2 tornillos tipo Torx frontales que se pueden ver cuando abres el capó. Estos tornillos sujetan las 2 pestañas superiores que se observan en la foto. También debemos quitar 4 tornillos más (2 por cada lado) que son de tipo hexagonal. Estos 4 tornillos están situados en los extremos, y nos permiten ajustar ligeramente la defensa para que quede perfectamente alineada con la carrocería. 2 de estos caen en el paso de rueda, pero se puede acceder a ellos con una herramienta suficientemente pequeña sin quitar las ruedas delanteras. Por  debajo también habrá que sacar algunos tornillos autorroscantes para acabar de soltar el parachoques. Al sacar el parachoques, hay que tener cuidado con el sensor de temperatura exterior que está ubicado en la zona inferior del parachoques. Podemos desanclarlo del parachoques con facilidad.

Una vez quitada la defensa, hay que sacar el cuerpo de aluminio que da fortaleza a la parte frontal. Tiene varios tornillos a cada lado que hay que quitar para separar el bloque de alumínio del chasis.

El próximo paso es apartar el radiador del aire acondicionado para poder acceder al radiador del motor. El radiador del aire acondicionado es el que está justo delante. Hay que ir con mucho cuidado de no forzar ninguna tubería para evitar roturas y pérdidas de gas posteriores.

Para retirar el radiador del aire acondicionado, quitaremos los tornillos hexagonales que lo mantienen sujeto al radiador del motor. Esto nos permitirá liberarlo y desencajarlo de la parte inferior del radiador del motor, pero antes de eso mejor quitar una abrazadera que sujeta la tubería de recarga del gas; eso nos dará mucho más movimiento y menos tensión en los tubos de presión del aire acondicionado.

 Una vez retirado el radiador del aire acondicionado, ya se pueden quitar los pasadores tipo clip de plástico que mantienen sujeto el radiador al cuerpo de fibra negra del frontal. Antes de retirar el radiador, deberiamos drenar el sistema de refrigeración para evitar chorreos de de refrigerante sobre componentes del motor. Mi consejo es desconectar el manguito inferior del radiador, y abrir el purgador que hay en el manguito superior del radiador. Una vez retirado el refrigerante, soltamos también el manguito superior, y ya podremos reclinar el radiador hacia adelante para poder extraerlo con más facilidad.

Este es uno de los 2 pasadores-clip de plástico que sujetan el radiador. Hay que extraer el núcleo central hacia afuera para poder sacar el clip entero.

Para poder reclinar con facilidad el radiador habrá que soltar las bridas que sujetan el cable que va hacia el conjunto del ventilador del radiador. lo ideal es soltarlo todo hasta el conector para poder retirar completamente el electroventilador, y pegarle también un repasillo; no olvidemos que una avería típica en los R53 es el fallo de la 1ª velocidad del electroventilador del radiador (la lenta), y eso es debido a que se quema una resistencia que limita la corriente hacia el motor eléctrico del ventilador y que está ubicada en el cuerpo de plástico del electroventilador (parte superior); hay un brico al respecto para poderlo reparar para que no falle nunca más con unas resistencias de mayor potencia y calidad.

Aqui podemos ver con detalle el motor habiendo quitado el radiador, aprovechamos para revisar los manguitos de entrada y salida que no esten deteriorados y no tengan rozaduras que puedan producir futuras fugas de refrigerante..

Una vez quitado el bloque radiador-electroventilador, ya procederemos a sacar el electroventilador del alojamiento tipo pestaña-clip para poner el electroventilador en el nuevo radiador. Aconsejo cambiar también las espumas superior y inferior que tiene pegadas el radiador para que el nuevo radiador quede perfectamente empotrado en el marco de fibra frontal.

Aqui tenemos el nuevo radiador con las espumas colocadas. Para el proceso de montaje seguiremos exaxctamente el mismo proceso que hemos hecho en orden inverso, con la particularidad de que al final del proceso habrá que llenar y purgar el sistema de refrigeración correctamente para no tener sorpresas.