Upgrade frenos Cooper S (R53) a JCW (Cooper S R56)

 

En este brico se muestra como transformar el sistema de frenado standard del Cooper S (R53) al sistema que usa el Cooper S (R53) JCW (la primera versión (TRW), no los Brembo), que es exactamente el mismo modelo de pinza que utiliza el Mini Cooper S (R56) de serie. La única diferencia es que la del JCW (R53) es de color rojo y tiene el emblema de WORKS en la pinza, y en cambio, los frenos de serie del Cooper S (R56) tienen la pinza de color plateado. Por otra parte, la diferencia de diámetros de los discos de freno es sustancial, con 276 mm en la versión Cooper S (R53) y 294 mm en la versión JCW (R53) o Cooper S (R56).

 

Lo primero es alzar el coche; si es posible, alzar las 2 ruedas delanteras a la vez; sinó, una a una. Quitamos las ruedas delanteras habiendo calzado muy bién el coche. Con una llave de vaso del 16 quitamos los 2 tornillos hexagonales que sujetan el soporte de la pinza de freno (aconsejo hacerse con una buena palanca y un buen vaso, ya que están bastante fuertes). También es bueno rociar con antiagarrotante (tipo WD40 o similar) unos minutos antes, para facilitar la extracción de los tornillos.

   
   

Una vez quitados los 2 tornillos hexagonales de sujeción, podemos retirar la pinza. Mejor si destapamos el depósito del líquido de frenos un poco por que si el plato está muy desgastado y tiene rebaba exterior, tendremos que empujar un poco el pistón hidráulico para que retorne lo suficiente como para vencer esta rebaba y pueda salir. En principio no requiere demasiado esfuerzo, pero depende del estado de la pinza. En mi caso no me hizo falta ninguna herramienta, ejerciendo presión sobre la parte móbil de la pinza lo pude hacer retornar un poco y me salió sin problemas el conjunto pinza + soporte.Una vez retirada la pinza, se puede sacar el disco de freno, hay que sacar un tornillo tipo Torx que sujeta el disco al buje del cojinete. Sale sin problemas, pero si se complica, hay que utilizar un tornavís de impacto con punta Torx adecuada.

Este es el kit de frenos que conseguí de segunda mano, como he comentado antes, son los frenos de serie que utiliza un Mini Cooper S (R56), y son exactamente iguales que los JCW (versión 1), pero sin estar pintados de rojo, y sin el emblema de WORKS. Pongo también unas fotos comparativas para que podais observar la diferencia de diámetro entre los discos que tiene el Cooper S de serie, y los discos que utiliza el JCW (banda izquierda en las fotos).

Antes de colocar de nuevo los discos, es imprescindible limpiar lo más que se pueda el óxido acumulado tanto en el buje como en el interior del disco, para evitar que queden grumos que nos puedan hacer un alaveo en el disco y disminuyan las prestaciones. Para limpiar las zonas oxidadas podemos utilizar cepillos de latón o tela abrasiva.

Una vez limpiadas las zonas, se pueden colocar los discos de freno, tendremos que poner el tornillo cónico que sujeta el disco (normalmente tipo Torx). Posteriormente ya podremos colocar y sujetar las pinzas en su sitio. Se puede observar que este nuevo disco sobresale más del protector térmico que el que tenía de serie. También se ve una comparativa entre las mordazas (pinzas).

Llegados a este punto, antes de continuar aconsejo hacer un ensayo colocando la rueda con la nueva mordaza para comprobar que realmente la yanta admite este plus de diámetro, y que no roza en ningún sítio. La yanta tiene que estar preparada para halojar las nuevas pinzas. Mis yantas por suerte lo admiten.

Una vez hecha esta comprobación, proseguimos con el circuito hidráulico; hasta ahora no ha hecho falta abrir el circuito, simplemente teníamos la pinza antigua a un lado, pero ahora toca conectar la nueva pinza; me topé con un pequeño problema que explico para que no se asuste nadie; los latiguillos de las pinzas (la antigua y la nueva) son diferentes, y hay que hacer servir los latiguillos de la pinza JCW, ya que no nos sirven los latiguillos que lleva el coche de serie. Pongo unas fotos para que observeis la diferencia. El problema que he comentado anteriormente es que el latiguillo de la pinza JCW no acavaba de entrar en la jaula de sujeción del paso de rueda. La solución ha sido redondear un poquito los tetones que tiene para que entre perfectamente a la jaula, y que no gire al apretar la tuerca del rácor. Lijar mucho tampoco lo aconsejo porque entonces tendría juego. Lo mejor es desconectar el rácor original y provar si entra el nuevo rácor (hay que angularlo de cierta forma para que encajen bién los tetones. Para que no vaya goteando el circuito hidráulico, podemos tapar el final del tubo con la tapa de goma de los purgadores, o algo similar. Es importante que nunca se vacíe el depósito del líquido de frenos.

Para aflojar y apretar los rácores aconsejo una llave especial para rácores, puede evitarnos problemas sobretodo si las tuercas están agarrotadas. No apretar en exceso los rácores, para que no queden excesivamente agarrotados en el futuro.

Lo siguiente sería proceder con la otra pinza de freno, en principio todo es igual que lo que se ha hecho con la primera pinza, la única diferencia es que la pinza izquierda posee el testigo de desgaste de las pastillas, y conviene tenerlo correctamente conectado para que nos avise si las pastillas están llegando al límite.

Hay que desconectar el conector del testigo de desgaste de las pastillas, que está por la parte interior del paso de rueda, justo al lado de la caja de cambios. En mi caso no me ha hecho falta sacar el protector de rueda ya que tengo acceso por debajo del coche, pero seguramente facilitaría el acceso al conector si sacaramos el protector de plástico negro que va en el paso de rueda. 

 

Para el apriete de los tornillos que sujetan el cuerpo de la mordaza, es necesario hacerlo con un par de 110Nm, con lo que es necesario hacerlo con una dinamométrica para asegurar ese apriete. La segunda foto muestra la llave especial para rácores que he utilizado (es la número 11). Recordar no apretarlos en exceso.

Volviendo a los conectores del testigo de desgaste, para que encaje perfectamente el nuevo conector, hay que hacer una pequeña modificación, que he señalado en rojo en la foto; hay que recortar un pequeño sobrante que impide que entre correctamente el conector en la base aerea que tiene el coche.

Finalmente, una vez conectado el cable del testigo, y apretados todos los tornillos de las mordazas ya colocadas, ya podemos purgar el sistema de frenado mediante los purgadores de las pinzas. Abriremos el tapón del depósito de líquido de frenos y iremos rellenando para que no se vacíe en ningún momento.

Para purgar el sistema de frenado, hay varios métodos; yo lo he hecho por vaciado natural por gravedad (se abre el purgador y se deja salir líquido mientras vas rellenando el depósito).

Lo mejor es hacerlo entre 2 personas; uno debe estar sentado en el habitáculo para pisar firmemente el pedal de freno mientras la otra persona abre un purgador (ojo con no levantar el pedal del freno mientras esté el purgador abierto!!!) Siempre, antes de levantar el pié del pedal del freno es necesario cerrar el purgador. Se debe hacer con las 2 pinzas por igual, la idea es desalojar todo el aire que pueda haber quedado en el circuito hidráulico. Una vez purgado, comprobar que tras pisar el freno algunas veces con el motor apagado, el pedal se vuelve ríjido. En este punto ya se podrían colocar de nuevo las ruedas para efectuar una vuelta de prueba y verificar que el coche frena correctamente.